Prevención de la leishmania

En este artículo vamos a hablar sobre la prevención a la Leishmania, su tratamiento y control:

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria grave que puede afectar a los perros e incluso a las personas (sobre todo población infantil y personas inmunodeprimidas).  

Se transmite a través de la picadura de un tipo de mosquito llamado flebotomo el cual transmite el parásito (Leishmania infantum). Este parásito produce una severa inflamación de los tejidos y los síntomas que tendrá el perro dependerán de los tejidos que estén afectados.

De esta manera podemos encontrar problemas de piel, procesos digestivos, lesiones en los ojos, alteraciones de las articulaciones, aumento de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, lesiones renales que producen insuficiencia renal, alteraciones neurológicas y vasculares, ect.

Para saber más sobre qué es y sus factores de riesgo te recomendamos este artículo: La Leishmaniosis Canina

Prevención de la Leishmania

El verdadero enemigo en la leishmaniosis es el flebotomo

  • Es fundamental proteger a nuestro perro con productos repelentes, como pipetas que contengan permetrina y/o collares especiales con deltametrina o flumetrina.  El efecto repelente de las pipetas suele durar 3-4 semanas y su eficacia puede disminuir con una exposición frecuente al agua. Por otra parte, los collares suelen tener una duración mayor, desde 5-6 meses hasta 8 meses y aunque el contacto ocasional con el agua no disminuye su eficacia, debe retirarse antes de que el perro se bañe. El personal veterinario estará a vuestra disposición para ayudar a elegir la mejor opción en cada caso. Los repelentes reducen el riesgo de infección pero no previenen la aparición de signos clínicos una vez que el perro ha sido infectado.
  • Mientras que la vacunación frente Leishmania reduce el riesgo de progresión de la enfermedad y la probabilidad de desarrollar signos clínicos, pero no de prevenir la infección. 
  • Es por ello que el enfoque multimodal combinando el uso de repelentes y la vacunación es la mejor prevención, sobre todo en zonas endémicas. 
  • Además, un diagnóstico veterinario precoz siempre es una gran ayuda en el tratamiento, por esta razón, recomendamos hacer chequeo de control a todos los perros, al menos una vez al año. 

 

Tratamiento y control de Leishmania

Por vivir en una zona endémica, hay mayor riesgo de que los perros padezcan esta enfermedad.

Tenemos que recordar que la Leishmaniosis es una enfermedad crónica e incurable y difícil de controlar en muchos casos. Podemos llegar a tener una curación clínica del animal pero no parasitológica. 

Aunque ha habido avances en los últimos años en relación al tratamiento de esta enfermedad, el tratamiento no es eficaz al 100% y por este motivo es de vital importancia realizar revisiones periódicas en la clínica veterinaria para poder enfocar el tratamiento en función de la evaluación por parte del veterinario. 

Síguenos en instagram para estar actualizado sobre el bienestar de tu mascota.

Deja una respuesta

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *.

*
*
Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr>: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>